Drácena de jardín o Cordyline australis

Nombre científico del Drácena de jardín

El nombre o denominación científica del Drácena de jardín es Cordyline australis. Los biólogos usan el nombre científico Cordyline australis para diferenciarlo en las distintas clasificaciones de la especie naturales escritas en los códigos internacionales única en cualquier lengua.

El nombre científico del Drácena de jardín, Cordyline australis proviene del latín.

 

Descripción del Drácena de jardín o Cordyline australis

La Drácena de jardín o Cordyline australis es un esta planta puede alcanzar entre 15 y 20 metros de altura, primero con un tallo único que después se ramifica profusamente. Sus hojas tienen forma de espada, de 40 a 90 centímetros de longitud y de 3 a 7 centímetros de ancho en la base, con numerosas venas paralelas. Las flores son de color crema o blancuzcas y tienen un centímetro de diámetro aproximadamente, con seis tépalos que surgen en una densa inflorescencia de hasta 1 metro de longitud. Sus frutos son bayas globosas de 5 a 7 milímetros de diámetro.

 

Usos del Drácena de jardín o Cordyline australis

Las drácenas tienen un contenido muy alto de carbohidratos, por lo que es posible digerirlas después de cocerse, habiendo constituido una importante fuente de alimento para los maorís que ocuparon Nueva Zelanda. También han sido tradicionalmente utilizados como fuente de fibra, para la fabricación de cuerdas, ropa o calzado. El jugo de la planta, por otra parte, tiene distintas aplicaciones medicinales y se ha empleado para tratar infecciones. Actualmente tiene un elevado valor comercial por su utilización generalizada en jardinería.

La utilización del Drácena de jardín o Cordyline australis es frecuente en Europa y América.

 

Otros datos de sobre el Drácena de jardín o Cordyline australis

Después de un incendio las drácenas pueden renovando su tronco gracias a los rizomás protegidos bajo tierra, regenerándose rápidamente lo que les proporciona una ventaja con respecto al resto de plantas de su alredor. Las hojas de las drácenas contienen aceites que hacen que ardan con mucha rapidez, y que relentiza la descomposición de las mismás, lo que favorte la aparición de una capa que impide la profileración de otras especies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post